Reportaje Carreras
  • ¿Cuál es el futuro de los arquitectos españoles?

  • Lycia Chávez Editorial TopFormacion.com - 14 de marzo de 2014
  • VALORACIÓN DEL REPORTAJE: | 1 comentario

En el mundo en el que vivimos en el que el desarrollo tecnológico está en su momento más álgido y la comunicación junto a la moda marcan las pautas, el Marketing y el diseño adquieren una nueva perspectiva.

La arquitectura, dentro de este contexto, vuelve a recuperar el respeto perdido con la burbuja inmobiliaria, vuelve a ser valorada por su diseño urbanístico, por embellecer nuestras ciudades de diferentes maneras, ya sea, de diseño sostenible, futurista o minimalista. Buscando más información decidimos ponernos en contacto con el arquitecto español Enrique Álvarez- Sala del estudio Rubio&Alvarez-Sala que cuenta con numerosos proyectos en su trayectoria entre los que se puede destacar la Biblioteca en Helsinki, Madrid-Río o la Torre PWC, que forma parte de las famosas cuatro torres de Madrid.

 

“Empezamos el siglo con una arquitectura que de alguna manera tenía la herencia de los últimos estertores del siglo anterior, optimista, abundante en el trabajo, con todavía la conciencia de que un arquitecto tenía responsabilidades sociales y un control global sobre la edificación y todas sus ramificaciones” apunta Enrique. ”El centro ahora es Asia, la arquitectura tiene nuevos modelos, internet ha surgido con una virulencia imparable, la crisis de occidente ha golpeado de forma brutal. ¿Todo eso es el fin de una época, de una forma de hacer? Yo creo que no, es el principio de una época nueva. Distinta sí, pero no por eso peor.”

El auge de la arquitectura durante los años 90 e inicio del siglo es consecuencia de “una época en que la profesión de arquitecto conllevaba prestigio intelectual, futuro laboral y aparentemente un estatus social”, como dice Álvarez- Sala, esto invitó a numerosos niños a tomar la decisión de formarse en arquitectura como Paula García, estudiante de la Universidad de Alcalá de Henares, “vi una revista de arquitectura y esa revista tuvo la culpa de todo” nos cuenta entre risas.

Desde los años 70 a la actualidad se ha pasado de 3600 arquitectos a rozar, por muy poco, la barrera de los 60000 arquitectos. Y las escuelas de arquitectura han dejado de ser 3 a ser 31 en toda España. Ante esta situación de producción masiva de arquitectos, ¿Qué futuro le queda a la arquitectura en España?

Las escuelas producen cada año 2000 arquitectos nuevos aproximadamente, ante estas cifras, María Revilla, estudiante de arquitectura de la Universidad Europea de Madrid, nos dice que “no tengo miedo a acabarla, tengo muchas ganas” aunque reconoce que la situación actual no es buena sino todo lo contrario “muy mal. No hay demanda, no hay gente dispuesta a invertir en esto y pocas posibilidades de encontrar un trabajo bien remunerado y con perspectivas de futuro”, Paula también añade “cada vez somos más prescindibles; Y más en época de crisis que todo el mundo prescinde del lujo, como por ejemplo el diseño.”“Reinventarse es una forma de hablar, seguramente muy periodística, muy mediática, pero lo cierto es que la profesión de arquitecto, tal y como la hemos conocido hasta ahora, tiene que cambiar.” Enrique Álvarez-Sala¿Qué opciones hay entonces? Es evidente que el modelo no es sostenible en la España actual, no queda otra opción que reinventarse o emigrar, como muchos profesionales de diversos sectores.  Tanto Paula como María consideran que es necesario reinventar la profesión “para reactivar el sector” y como apunta María, ella incluiría “más especialización, másteres, en rehabilitación de edificios, diseño de interiores como complemento y abrirse a nuevos campos como la sostenibilidad, ecología y nuevas tecnologías.” También nos dice que considera necesarios realizar “cambios en los estudios para el futuro. Dar la posibilidad de especializarse antes de acabar la carrera para que tengamos la oportunidad de descubrir cuáles son los campos que más nos interesan.”

Enrique Álvarez-Sala considera que “reinventarse es una forma de hablar, seguramente muy periodística, muy mediática, pero lo cierto es que la profesión de arquitecto, tal y como la hemos conocido hasta ahora, tiene que cambiar.” Y coincide con los estudiantes pues como nos cuenta considera que “lo primero que debe cambiar es la formación que reciben los alumnos en las escuelas. Hay que ampliar el campo de actuación de los arquitectos, no sólo sirven para hacer proyectos de edificios, sirven para muchas más cosas. Ser arquitecto es una formación, no sólo una profesión y además una formación muy completa y muy enriquecedora. “La otra gran alternativa pasa por emigrar y es una opción que no solo no asusta sino se muestra deseosas de vivir la experiencia porque como nos cuenta Paula “el arquitecto español está mejor considerado fuera de España que dentro.”El 73% de los arquitectos españoles se plantea abandonar nuestro país en búsqueda de un trabajo. Datos que se conocen por el Sindicato de Arquitectos (SArq) que ha elaborado una encuesta entre más de 800 profesionales del sector de la arquitectura y el urbanismo que refleja la preocupante fuga de talento que está teniendo lugar en el sector y que podría provocar daños irreparables en el mismo en el corto y medio plazo. Pues como añade Enrique “Desde el punto de vista de un país, formar a sus jóvenes y luego forzarles a irse a trabajar a otro sitio es además una ruina, una inversión deplorable, una lacra. Los mejores, los que se sienten con seguridad en sí mismos,  buscarán fuera lo que aquí no encuentran.”

 

María se plantea como destino “Latinoamérica. Panamá y Chile tienen un crecimiento económico muy fuerte, hay demanda, necesidad de gente con muy buena formación, cualificada, para cubrir puestos que ellos no pueden cubrir por falta de formación. Por otro lado, son, de los países con oportunidades para nosotros, los más parecidos culturalmente a España.”

“En muchas empresas americanas empiezan a coger a diseñadores de ropa para programar estrategias de grandes empresas. ¿Por qué? Porque tienen una educación flexible y son capaces de buscar caminos en situaciones aparentemente sin salida. Los arquitectos tienen es misma flexibilidad cerebral. Un arquitecto sirve para todo, no nos empeñemos en ser sólo una cosa.” Nos comenta Enrique. De cara al futuro arquitectónico en España, todo pasa por ser creativos y buscar un nuevo nicho en el mercado en el que el arquitecto se sienta cómodo y capaz, pues su educación de años es completa para ello aunque falte una actualización para seguir al ritmo del desarrollo del mundo.

Lo mejor es no perder el entusiasmo pues, parafraseando a Enrique Álvarez-Sala, “la distancia más corta entre dos puntos no siempre es la línea recta, no es cierto.

Puedes seguir también a en el perfil de Google+
Enviar a un amigo
Danos tu opinión
VALORACIÓN DE LA NOTICIA:
El correo electrónico no será mostrado
OPINIONES DE LOS USUARIOS TOP
  • Carmen
    19 de marzo de 2014
    VALORACIÓN DEL REPORTAJE:

    Lo que está claro, es que a día de hoy tenemos que especializarnos en algo e intentar ser los mejores. Ya que por desgracia el futuro laboral de nuestro país va tan mal, yo apuesto por irme a otros países del mundo. Una verdadera pena para todos los que como yo amamos España. Pero si la situación no cambia, personas con carrea, master, cursos... Hiper preparadas tendrán que emigrar.


En la Redes    Google+ Twitter Facebook
Información legal y cookies | Startup Dotcom, S.L. C.I.F. B-83811877 Pedro Heredia 6 Loft 5, 28028 Madrid
Entidad adherida a Confianza Online

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para analizar la navegación de los usuarios. Si sigues navegando por este sitio, estás aceptando nuestra política de cookies.Ver política de cookies